miércoles, 17 de septiembre de 2014

Reportaje de Periodismo Informativo (2013)

Guerra verbal entre gremios de conductores y usuarios por el alza del pasaje

Aumento del pasaje se encuentra en mesa redonda
 


         
El debate sobre el aumento del pasaje en el transporte público es un tema que se oye constantemente en diferentes tramos del año, pero el que aspira actualmente el gremio de los “profesionales del volante” sobrepasa los límites para los usuarios y los organismos municipales.
 Desde la tercera semana de enero, los diferentes sindicatos que agrupan a las corporaciones de conductores del transporte público solicitaron un aumento del 100% en el precio de las llamadas rutas cortas y largas, lo que traduciría en 7     Bs y 10Bs respectivamente.
Usuarios, miembros de Concejos Municipales y la alcaldesa de Maracaibo, Eveling Trejo desaprueban esta petición y se unieron para luchar contra la aprobación del aumento, ya que es exagerado para los usuarios del transporte.
La alcaldesa Trejo asegura que la discusión con los transportistas de Maracaibo llega a un equilibrio, pues como primer avance los trabajadores del volante desistieron del aumento del 100% en el precio del pasaje. Reconocieron que era un exceso y que los usuarios no lo aceptarían, pues el país se encuentra en crisis económica.

El lado afectado de la contienda: los usuarios
Sin duda alguna los principales perjudicados en este conflicto son los usuarios del transporte público, en especial los que necesitan de un “carrito” todos los días para trasladarse a su destino, sea el trabajo, la universidad, entre otros.
Jorge Briceño, usuario frecuente de la ruta La Limpia, alega que para poder aumentar el pasaje, primero los conductores deben arreglar los vehículos, ya que se encuentran en mal estado, están viejos y así se justificaría el aumento, que se pague un pasaje acorde al servicio.
Mary Araujo debe tomar la ruta de Bella Vista todos los días para llegar a su trabajo, y no está de acuerdo con esta petición “hay personas que son de bajos recursos y ahorita no tienen cómo pagar el pasaje, no estoy de acuerdo con eso, claro también ese es el trabajo de los choferes y es lo que les da de comer, pero qué podemos hacer. ¿Cuánto cuesta un pasaje de Bella Vista? 5Bs largo y 3,50Bs corto, así está bien, por los momentos está bien.
Jeny Gonzalez también considera que si arreglaran los vehículos se justificaría el aumento, o si les dieran un crédito a los conductores para que cambiaran los carros sería otra opción para estar de acuerdo en pagar un poco más, sabe que los repuestos son caros, pero no está de acuerdo con el 100% del aumento. Se le ha roto la ropa en varios carritos, y por ello cree que los choferes deben tomar conciencia y darse cuenta que es una exageración lo que piden.
Si se calculan los gastos de un trabajador que viva en el sector de Haticos, parroquia Cristo de Aranza, que necesita trasladarse hasta Santa Rosa de Agua para laborar, y lo hace de lunes a viernes, el aumento que se solicita, significaría 40 Bs diarios por los “carritos” que debe tomar: Haticos-Centro, Bella Vista-Santa Rosa de Agua.
            Al sumarse esa cantidad a la semana serían 200Bs y al mes 800Bs; el sueldo mínimo quedó establecido el año pasado en 2.047,48Bs, si se llevan ambas cifras a porcentaje, se determina que ese trabajador deberá apartar 39,07% de lo que gana para su transporte.
José Morales, usa diariamente los “carritos” de 18 de Octubre y se queja del trato que los choferes le dan “siempre andan amargados y nos tratan mal, por no tener el sencillo del pasaje o porque y que le tiramos la puerta del carro, cuando no es así. ¿Cómo pueden pretender aumentar el pasaje, cuando nos tratan de la patada? No pienso pagarles el doble”.
Enrique Sánchez coincide con las opiniones de todos los usuarios, pero además se queja de la música que escuchan los conductores, pues no es de su agrado, mayormente escuchan vallenato y no consideran a los pasajeros, llevan la música a todo volumen y eso le fastidia.
Los usuarios tildan a los conductores como “malos y abusadores”, pero deben tomar en cuenta que ellos deben llevar sustento a sus hogares, pues son padres de familia, y la alta inflación que afecta al país no permite que obtengan los repuestos necesarios para sus vehículos.

Los transportistas de sol y calle         
Los choferes consideran el aumento necesario, para que puedan prestar el servicio adecuado a la ciudadanía, pero existen opiniones compartidas en el porcentaje que pide la Central Unica de Trabajadores de Transporte (CUTT), no todos están de acuerdo, pues consideran que 100% es excesivo.

Luis González  lleva cinco años como chofer de la ruta de La Limpia, y declara que los repuestos están cada vez más caros “no se pueden ni comprar, los cauchos están por las nubes, arreglar un motor sale muy caro, lo que uno se gana aquí prácticamente lo gasta en eso”. Asegura estar en desacuerdo  con el 100% del aumento “pienso que mas que sea un 30% está bien, con eso uno puede defenderse un poquito más”.
Gerardo Martínez, conduce la ruta de Veritas y manifiesta que deben pedir el 100% para ver qué les dan “así es la cosa, porque si uno no lo pide pierde, todo está carísimo, aunque se podría llegar a un acuerdo de 50% pero de ahí para abajo nada y lo siento mucho por los usuarios, pero aumenta la harina, el azúcar, y nadie dice nada por eso, eso sí lo pagan rapidito y es algo que nos afecta a todos, pero con el pasaje sí se quejan. Nosotros también tenemos familias que mantener y nos merecemos ese aumento”.
Carlos Muñoz, conductor de la ruta San Jacinto, desaprueba el porcentaje que solicitan “me pongo en el lugar del usuario y hay muchos choferes que de por sí abusan cobrando más de la cuenta, imagina si aumenta el pasaje el doble, van a abusar mas. Además es perjudicial para nosotros también, porque muchos carros y autobuses son alquilados y esto solo be neficiaría a los dueños, pues cobrarán más. En mi caso tengo un bus alquilado y el dueño me cobra 500Bs diarios, si aumenta el 100% me quitará 1. 000Bs, o quizás más”.

Al igual que Muñoz, Santiago Leal reprocha esta solicitud hecha por las corporaciones de conductores “Lo que queremos es una cooperativa de repuestos para nosotros los choferes, para comprar los repuestos a bajos costos, y así mejorar los cacharros viejos pero no un aumento, muy sencillo y claro te lo digo y que se pongan bravos los demás choferes”. Opina que hay muchas opciones para solucionar este problema, en lugar de pedir un aumento “nos pueden dar unos carros nuevos o hacernos un crédito para poder arreglarlos. Que nos ayude el gobierno porque nosotros no podemos”.
Julio Villamizar trabaja en la línea de Veritas, comenta que al día un conductor de esa ruta realiza 600Bs diarios, y en su caso, por poseer un vehículo alquilado, debe cancelar 300Bs al dueño. Es padre de cinco hijos, dos que se encuentran en la universidad y tres cursan bachillerato, lo que gana diariamente en su trabajo se le va en un abrir y cerrar de ojos, pues debe costear los gastos de su familia, que enfatiza son costosos, pagar diferentes servicios, como luz, agua, teléfono; aunado a eso debe tener un respaldo de dinero, ya que si el vehículo se daña debe comprar los repuestos y pagarle al dueño el diario del carro, aunque no haya trabajado por causas ajenas a él.

Árbitros del transporte
Los encargados de mantener el orden entre conductores y usuarios son los fiscales de cada ruta. Deben asegurarse que los conductores de su línea cobren el monto estipulado, mantengan los vehículos en buen estado, cumplan con la ruta que les corresponda y den un buen trato a sus clientes. Por otra parte deben velar por la disciplina de los usuarios, al momento de abordar el vehículo en la parada correspondiente. 
Lucidio Villegas comprende la vida de los conductores porque trabajó 40 años como chofer de la ruta de Veritas y ahora tiene cuatro años como fiscal de esa línea. Asegura que ser chofer no es fácil, porque son víctimas de los dueños de los carros, deben pagar el litro de aceite, la gasolina y mantener la limpieza del vehículo. Para él ser fiscal le resulta mejor y más tranquilo, pues no tiene tantos gastos como conductor, ya que afirma “hoy uno le paga al dueño del carro 250Bs y mañana le pide para una bugía y dicen que no tienen”.
En sus años como fiscal ha tenido muchas experiencias “las personas creen que uno como fiscal tiene preferencia por el conductor, pero no es así, al menos no es mi caso. Aquí me llegan denuncias de los usuarios hacia los conductores por malos tratos y yo estoy para hacer cumplir las normas así como también me ha tocado mantener el orden en la cola que hacen los pasajeros porque muchos se las quieren tirar de vivos, pretender guardarle puesto a tres o cuatro personas y eso no lo acepto”.
Villegas comenta que esa ruta es mala, es decir, no es muy concurrida o al menos no tanto como la de 18 de Octubre o La Limpia “en esas rutas se hace diario como 1.200Bs en cambio en ésta, al día solo se gana 600 o 700Bs”.
Fernando Briceño tiene seis años como fiscal de la línea La Limpia, dice que le gusta su trabajo pero le ha tocado vivir situaciones desagradables “una vez uno de los usuarios llegó y se montó en el carro directamente sin hacer cola, yo lo detuve y le dije que debía incluirse en la cola, no le gustó y se alzó, le seguí pidiendo que hiciera la cola o que se fuera, pero que así no iba a pasar porque debía respetar el lugar de los demás y me lanzó un puñetazo en la cara, afortunadamente estaban por ahí unos policías y se lo llevaron pero primera vez que me pasaba algo así”.
Asevera que también hace cumplir las normas para los conductores, pues ha tenido que multar a varios “hace como tres meses me llegó un usuario con las placas de uno de los carros para poner la denuncia de que el conductor le estaba cobrando 8Bs hasta la avenida Doctor Portillo y se negó a pagárselos, porque lo que tenía que pagar eran 5Bs, esa la tarifa por el pasaje largo, y entonces el chofer paró el carro y lo hizo bajarse. Yo tomé las medidas necesarias, primero me aseguré que esa denuncia fuera verdad, luego lo discutí junto con la directiva de la línea, y lo suspendimos por tres días”.

 Protectores de los conductores
  La Central Única de Trabajadores de Transporte(CUTT) del estado Zulia, gremio que agrupa 80% de los conductores en la región, no se presentó a la primera reunión convocada por el Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo(IMTCUMA)que se realizó el 22 de enero, en la que autoridades y representantes de conductores expresaron sus opiniones.
El presidente de la CUTT, Erasmo Alian, asegura que no participaron en la reunión porque considera que debían reunirse con la alcaldesa Eveling Trejo, no con los concejales, pues como están próximas las campañas electorales, harán política de esta situación “nosotros no nos vamos a prestar a ese juego, simplemente mantenemos la posición del 100% y tienen que llevarlo a discusión porque no es solamente el aumento del pasaje se trata de solicitar que los vendedores de repuestos se tienen que controlar, alguien tiene que meter la lupa y controlarlos , INDEPABIS dice que no tienen control en ese rubro , y fue peor el remedio que la enfermedad , porque ahora los vendedores se desataron, un motor que estaba costando 18.000 Bs ahora cuesta 20.000Bs”.
Para la primera reunión sobre este debate, Alian mantenía su posición de incrementar los pasajes en un 100% y señalaba que estaban dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias “La Central Única de Transporte como un sindicato serio en materia de transporte, donde agrupamos más del 80% de la ruta de transporte público, no solo de aquí de Maracaibo, desde el Venado hasta Paraguachón tenemos rutas representándonos y hasta en la Guajira venezolana. Nosotros mantenemos el 100% en la tarifa del transporte público. Aquellos dirigentes que dicen que es inmoral la propuesta que nosotros hacemos y no es inmoral lo que están haciendo los vendedores de repuestos, no es inmoral lo que están haciendo los comerciantes con la harina, el azúcar, la leche, con el pollo que además de estar  excesivamente caro no se consigue, hay dirigentes políticos del mismo transporte que defienden a la alcaldesa y no al gremio de choferes”.
La segunda reunión se desarrolló el 28 de enero y congregó a 14 sindicatos del transporte junto al IMTCUMA. La Central de Transporte se abstuvo nuevamente a asistir, pero esta vez Alian envió una propuesta en la que cedió a disminuir el porcentaje entre un 15 y 40%. Propuso que las rutas cortas de los carritos por puesto, establecida en 3,5Bs, suba a 4Bs; las largas de 5Bs a 7Bs; y los buses de 4Bs a 5,50Bs. Expuso que el bono nocturno, cobrado a partir de las 7:00pm, se mantenga en 2Bs y los días feriados en 1Bs; ratificó que a los estudiantes se les recibirá el boleto de transición.

La disyuntiva continúa, aún quedan reuniones entre sindicatos y  organismos de transportes para llegar a una decisión de cuánto será el aumento del pasaje, pero por ahora según declaraciones de Alí Piñuela, presidente del Directorio Único de Transporte del Zulia, están llegando a un acuerdo que beneficia a usuarios y conductores. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada